miércoles, 26 de noviembre de 2014

Espejito espejito...








Los espejos devuelven imágenes, eso todo lo sabemos,
pero cuando lo que devuelve es excitante, entonces
merece estar en El Sombrero de Gardel.